Entre Dakar y Saint-Louis, en la costa de Senegal, se extiende el desierto de Lampoul. Las dunas llegan a superar los 30 metros de altura y terminan en un largo recorrido frente al Atlántico.
Un lugar silencioso que invita a relajarse y a desconectar. Lo mejor es recorrer dunas en dromedario y dormir en jaimas, disfrutando de las bellas vistas que nos rodean.

Desierto Camellos La noche
Tiendas Desierto Camellos esperando