La capital de Senegal, Dakar, es una ciudad que se extiende por la península de Cabo Verde. En medio del calor y del polvo que llena las calles, la gente pasea con vestidos de coloridas telas. Aunque conserva algunas construcciones coloniales francesas, el encanto principal lo encontramos en el ambiente y en la cultura, creado todo a partir de una mezcla de pueblos y grupos.

La Medina es un lugar para pasear y observar la vida cotidiana de la gente. No se trata de una medina al estilo árabe, simplemente es la ciudad antigua donde destaca la Gran Mezquita.

En Dakar encontramos dos destacados mercados, el Marché Kermel y Marché des HLM. En ambos resalta el color y el ruido. El regateo es obligatorio para comprar cualquier cosa, comida, telas, artesanía,….

El monumento más destacado de la ciudad es la escultura del Renacimiento Africano. Se creó en el año 2010 y está dedicado a la liberación de África de los colonizadores europeos y al final de la esclavitud. Fue financiado por Corea del Norte y sus rasgos son más stalinistas que africanos.

No lejos de la capital, encontramos lugares que ningún viajero debe dejar de visitar, la isla de Gorée, un recordatorio al esclavismo, y el lago Retba, también llamado lago Rosa.

 

Transporte público de Dakar
Car-Rapid, bus urbano en Dakar es todo un símbolo de la ciudad.
Gran monumento en Dakar
Monumento del Renacimiento Africano, sin rasgos africanos
Palacio de Gobierno en Dakar
Palacio presidencial de Senegal en la capital
Dakar desde el mar
Una imagen de Dakar vista desde la Isla de Gorée
Barbero en la calle de Dakar
Salón de peluquería en plena calle de Dakar
Mercado en Dakar
La gente acude a comprar y vender al mercado.
Dakar en car-rapid
Viajando por las calles de Dakar
La playa de Dakar
Playa de N’gor en Dakar
Centro de Dakar
La Cámara de Comercio de Dakar